Twitter en la empresa

Hace unos días salía una noticia muy interesante: el buscador de más crecimiento es… Twitter. Suena raro, hasta descabellado, pero Twitter tiene un buscador. Resulta que este buscador es el segundo que más peticiones de búsqueda genera, por detrás de Google, pero por delante de Yahoo! y Bing. No son comparables, pues Twitter busca exclusivamente entre los Twitts que tiene, mientras que los demás buscan en toda la web.

Pero aún así, es importante. El hecho de que nuestra empresa esté en Twitter puede marcar la diferencia. Como ya he dicho anteriormente, recomiendo a todo el mundo introducirse en el mundo de Twitter y aprovecharlo con fines empresariales. Es más, creo que en un futuro muy cercano, habrá una clara diferencia entre las empresas con Twitter y aquella sin este servicio.

Tópicos para vender

Recuerdo hace años, que entrevistaban a una turista japonesa en Las Ramblas de Barcelona por un sombrero mexicano que llevaba. Ella estaba convencida que era típico español. No hace falta decir que este tipo de sombrero, nada tiene que ver con la cultura española. De hecho, ni siquiera es típico de todo México. Sin embargo, se puede encontrar en varias tiendas de esta zona turística de Barcelona.

¿Por qué? Muy simple: los tópicos venden, por mucho que nos duela cuando nos afecta a nosotros. Sin ir más lejos, ¿cuántos de nosotros sabemos distinguir entre Corea, Japón y China? Para nosotros, todos son chinos, aunque a ellos les siente como una patada en la espinilla que los confundamos.

En consecuencia, una táctica de ventas que puede dar buenos resultados, aunque resulte algo arriesgada, es apelar a los tópicos.

Marketing barato

Esta semana, la firma de ropa Desigual ha hecho una oferta muy curiosa: a los 100 primeros clientes que lleguen en ropa interior a sus tiendas de Madrid y Barcelona, se les regalará la ropa que quieran. No voy a negar su parte morbosa. Sin embargo, lo que aquí me interesa, es la parte de marketing. ¿Cuánto dinero habría costado aparecer en todos los medios de comunicación? No me lo puedo ni imaginar.

Sin embargo, aprovechando Internet, ha conseguido que todo el mundo se entere del evento, haya cola (se hablaba de 500 personas) y salir en la TV, radio, Internet… ¿El coste? Poco más que los productos vendidos y no cobrados. Con poco dinero, también se puede hacer una campaña publicitaria de éxito.

Falta de dinero o falta de ideas

Hoy he leído una frase muy interesante:

Lack of money is no obstacle. Lack of an idea is an obstacle.
Ken Hakuta

Traducido vendría a decir: “La falta de dinero no es un obstáculo. La falta de una idea es un obstáculo” Estoy totalmente de acuerdo con esta frase, obviamente, para un emprendedor. Justamente este fin de semana pasado, mi madre me proponía un negocio con una inversión inicial prácticamente cero. Recordad que, o bien disponéis de dinero, o bien de tiempo.

Que nadie se quede si emprender por no tener dinero. No es lo más importante, ni en la vida ni a la hora de empezar una empresa.

No tener miedo a equivocarse

Hoy he leído una cita que me ha parecido muy interesante:

It’s important that nobody gets mad at you for screwing up. We know screwups are an essential part of making something good. That’s why our goal is to screw up as fast as possible.

[Es importante que nadie se enfade contigo por fastidiarla. Los errores son una parte esencial del proceso de hacer algo bueno. Por eso nuestro objetivo es fastidiarla lo antes posible]

Esto me ha hecho pensar en que en el mundo de los negocios, todos nos equivocamos: contratas a un empleado inútil, adquieres un producto que no vas a usar, compras un servicio inservible… hasta elegir el negocio equivocado. Yo mismo he tenido un cliente (bueno, todavía no me he desembarazado de él completamente) que nos ha dado más pérdidas que beneficios. Es más, no ha robado una parte de nuestra salud.

No tenemos que olvidar que la mejor forma de aprender es mediante prueba y error. Hasta este término indica que lo que predominan son los errores, pues sino se llamaría “prueba y éxito”. En consecuencia, no temas equivocarte. Nunca sabrás como está el agua hasta que no te lances a ella.

Link: 37signals

Vía: adseok

Aclaraciones sobre la doble imposición

Tras el revuelo que causó mi artículo sobre Evitar tener beneficios. He preguntado a dos asesores fiscales y esto es lo que me han dicho. El primero me comenta:

Los beneficios obtenidos por las pymes tributan al 25% hasta los 120.202 euros

Los beneficios distribuidos (dividendos) a los socios son objeto de una retención del 18%

Estos beneficios se integran en la base imponible de ahorro a la hora de confeccionar el impuesto sobre la renta de las personas físicas y se aplica sobre ellos el tipo fijo del 18%, por tanto, una vez realizada la retención no soportan más carga tributaria (hay que añadir que los 1500 primeros euros en concepto de dividendos están exentos)

En el IRPF del próximo año deberéis incorporar a vuestra declaración los dividendos que hayáis percibido durante el ejercicio 2009

El segundo me ha contado algo más largo:

Una empresa cuando ha tenido beneficios en el ejercicio, tiene la opción de repartirse dividendos. Por supuesto después de realizar el impuesto de sociedades,  y especificarlo en la certificación de la aprobación de las cuentas anuales. Entonces tenemos dos situaciones: una la empresa y otra la persona física que recibe esos dividendos.
Los dividendos son la parte del beneficio obtenido por las sociedades mercantiles cuyos órganos sociales acuerdan que sea repartido entre los socios de las mismas. En este punto el dividendo ya ha tributado como parte del resultado del ejercicio de la sociedad y habrá pagado un 25% o 35 % de impuestos dependiendo del tipo de sociedad de que se trate. Ahora bien, tendremos que realizar la retención de estos dividendos que sera el 18% Modelo 123. Cuando llegue la hora de realizar la declaración de la renta la empresa extenderá un certificado de dicha retención, para que tú luego te la descuentes al final de tu declaración de la renta.

Si nos situamos en el lado de quien recibe los dividendos. Lo primero que hay que señalar es que el IRPF es un tributo de carácter personal (depende de las circunstancias de cada uno)  y directo que grava TODAS las rentas obtenidas por el contribuyente. En nuestra declaración de la Renta dichos dividendos forman parte de los rendimientos de capital mobiliario, que  son obtenidos por la participación en fondos propios de entidades, ejemplo dividendos.

Dichos rendimientos derivados de la participación en fondos propios de entidades se integran en la base imponible del ahorro y tributan al tipo fijo del 18%. Cabe señalar respecto de si hay doble imposición o no, que el propio legislador con anterioridad había creado un sistema de eliminación de la doble imposición de dividendos,  vigente en los ejercicios anteriores al 2007 y que actualmente ha cambiado por  una exención directa limitada de 1.500 € anuales, por el total de los dividendos obtenidos (artículo 7 del IRPF, apartado Y).

Yo creo que si nos limitados a la ley, es el propio legislador el que admite que existe doble imposición. Lo que pasa que siempre la ha subsanado, antes con una deducción, al final de la declaración y ahora con una exención directa a los dividendos.

Las conclusiones que yo saco son las siguientes:

  • Existe doble imposición: primero pagamos el IS (25% – 35%) y luego el IRPF (18%).
  • Este 18% es fijo, es decir, no depende de nuestros ingresos por el trabajo.
  • Los primeros 1500€ (totales, de todos los dividendos cobrados) no tributan al 18%, pero a partir de ahí, sí que hay que pagar el 18%.

Agradezco a Eneko, J. Robles y Albert que me hayan hecho sus comentarios, pues me ha hecho indagar más sobre un tema que nos toca tanto al bolsillo. Lástima que mis asesores me digan lo contrario de lo que nos gustaría oír. De todas formas, si tenéis una información contrastada que invalide lo que aquí digo, por favor, hacédmela saber: yo también quiero pagar sólo una vez los impuestos.

Evitar tener beneficios

En España, estos días se paga el Impuesto de Sociedades (IS), ese impuesto que se paga por tener beneficios empresariales. Es uno más de la lista de impuestos con las que hay que sobrevivir en este proceloso mar. Depende del tamaño de las empresas varía entre el 25% y el 35%. A todos los que creamos nuestra propia empresa nos gustaría tener beneficios, por supuesto. Sin embargo, como acabo de decir, Hacienda se lleva una cantidad de dichos beneficios, que tanto nos han costado. Luego, a la hora de repartir beneficios, Hacienda se queda otro 18% en concepto del retención del IRPF. Vamos, que tributamos doble.

Si tenéis una empresa pequeña, en la que no hay socios capitalistas y todos son socios que trabajan en la empresa, es mejor acabar el año con un beneficio (casi) nulo. Es mejor subirse el salario. De esta manera, no hay que pagar este IS y sólo el IRPF de cada mes. Para ello, hay que tener ya unos años de rodaje para saber muy bien los ingresos y los gastos, para ajustarse al máximo el sueldo.

No sé en otros países, pero seguro que hay algo similar y esta estrategia os puede servir para pagar menos impuestos.

Actualización: dados los comentarios que he recibido, he escrito un artículo sobre la doble imposición.

La Crisis Ninja

Hace tiempo que no hago ninguna recomendación sobre libros de empresa. Sin embargo, hace poco me he acabado de leer “La Crisis Ninja” de Leopoldo Abadía. Él mismo reconoce que no es economista, sino ingeniero (lo que hace que me guste más). Explica con palabras llanas a qué se debe la crisis actual, de la que yo también he hablado. No sé si estará disponible en Latinoamérica, pero en España lo encuentras en cualquier parte. Es un libro muy ameno, aunque a veces se va por las ramas y cuesta descrifrarle.

No os voy a resumir el libro, pero sí que os doy unas pocas pinceladas sobre el libro:

  • Definición de Crisis Ninja. En EE UU, conceder una hipoteca a personas que no tienen ingresos, no tienen trabajo y no tienen propiedades. En inglés, No Income, No job, no Assets. Como todos sabemos por sentido común, si le dejas dinero a un amigo que no tiene posibilidades de devolverlo, sabes que no lo recuperarás nunca.
  • Los Presupuestos Generales del Estado (de todos los Estados), deben ser equilibrados: tanto dinero hay (o se va a recaudar), tanto se ha de gastar. Gastar más de lo que se gana, todos sabemos que no lleva a ningún buen puerto.
  • El empresario ético. Todos los que montamos una empresa, deberíamos ser serios y seguir unas normas éticas o morales.
  • La responsabilidad individual. Todos nosotros, como personas, tenemos que tomar las riendas de nuestra vida y responsabilizarnos de lo que hacemos.

Como conclusión personal, saco dos:

  • El sentido común es el menos común de los sentidos (como todos vosotros ya sabéis). Si hubiera imperado el sentido común, esto no habría pasado.
  • No tiene ningún sentido refundar el capitalismo. Lo que se tendría que hacer es aplicar las leyes que ya existen, de forma rigurosa. Muchos de los problemas que se han producido, es culpa de una aplicación laxa de dichas leyes.
http://snwop.com/2008/01/04/el-libro-negro-del-emprendedor/

Ajuste de cuentas

En la cadena Cuatro de televisión en España, emiten un programa que se llama Ajuste de cuentas. Para los que no residáis en España o no veáis este programa, os hago un resumen: eligen a una familia en apuros económicos y les enseñan a salir de su situación de precariedad. El conductor del programa, en un momento dado, les pone en una situación crítica, para que reaccionen. Seguro que encontraréis varias críticas a dicha emisión con buscar un poco en Google. Sin embargo, hay un mensaje que creo que es importante.

Muchas personas, en estos tiempos de crisis, se sienten totalmente abatidas, pues esperan que, desde fuera, les resuelvan la situación. Precisamente, si ves este programa, te das cuenta como todos los protagonistas no tomaban las riendas de su vida y, lógicamente, la situación iba degenerando. Están casi siempre sin trabajo. Se les obliga a empezar a dirigir su vida, tomando sus decisiones, pensándolas, previendo el futuro y, como no, a buscar un trabajo. Como no podría ser de otra manera, en la TV siempre consiguen sus retos.

De todas formas, estoy seguro que en la vida real las cosas suelen ser así. En el momento que tomas tus propias riendas, en el momento que tomas tus propias decisiones, puedes conseguir todo lo que te propones.

En algunos comentarios que me habéis dejado, se entreveía cierta situación de desesperación o de no saber hacia donde seguir. Pues bien, si vemos que esta gente puede conseguir sus objetivos, vosotros también. No cejéis en vuestro empeño, que acabaréis llegando a todos vuestros objetivos.

Clientes y prescriptores

En mi negocio, nosotros hablamos directamente con las personas que tienen la decisión de contratación. Es decir, que son directamente nuestros clientes. Sin embargo, hay otras muchas actividades que tienen dos tipos de “clientes”. Por un lado, la persona que decide; por otro, la persona que influye en esa decisión.

Muchas veces nos encontramos con el caso de que la persona que decide es inaccesible. Podemos imaginarnos un director general de una gran empresa, que sólo trata con otros directores de grandes empresas. Sin embargo, uno de los escalafones inferiores (su secretaria personal, un director de marketing…) sí que son accesibles y, de hecho, es con ellos con quienes nos relacionamos. Si convencemos a esta gente, el director general tomará la decisión en base a lo que sus subordinados digan.

Otro ejemplo típico es el entorno familiar. Está claro que los juguetes los compran los padres, pero siempre se dejan influenciar por los hijos. Toda la publicidad de juguetes está orientada a los hijos (prescriptores), no a los padres (clientes).

En consecuencia, es muy importante identificar al cliente y al prescriptor. Si son la misma persona, perfecto. Pero si son distintos, tenemos que encontrar al prescriptor adecuado y “venderle” a él nuestro producto o servicio.