Comparación de emprendedores entre USA y Europa

Mi amigo @jpuigdellivol ha encontrado y recomendado una entrevista a Randy Comisar, en la que compara los emprendedores de USA con los de Europa, aunque esto es extensible al resto del mundo. Os recomiendo que, o bien veáis el vídeo o su transcripción. Como está en inglés, traduzco algunos comentarios destacados:

  • La innovación está repartida por todo el mundo, no sólo en Silicon Valley
  • Ser emprendedor es una profesión, que requiere unas guías de buenas prácticas
  • Se necesitó 70 años para crear en Silicon Valley una cultura de toma de riesgos, un entorno de recursos e inversión y que grandes mentes inviertan en grandes mentes
  • Esto último es algo que falla en otras culturas, fuera de USA
  • En Europa, si una empresa falla, se considera un fracaso personal del emprendedor
  • Si alguien triunfa en Europa, desaparece del mapa, en lugar de reinvertir sus beneficios

No creo que haya mucho que decir, pues tiene toda la razón. Mientras en el resto del mundo no adoptemos esta parte de la cultura americana (y sólo me refiero a esta parte), no habrá otros Silicon Valleys fuera de USA. ¿Qué opináis al respecto?

Cambiar de sector

Hace un tiempo le comentaba a mi hermana, que es abogada, sobre un cambio de trabajo. Su primera respuesta fue que con ello tiraría sus 5 años de carrera en la universidad. Si bien es cierto lo que ella decía, yo no le doy tanta importancia, ya sean estudios universitarios o de grado medio. Empezamos la carrera con unos 18 años .Ya algunos no la acaban por diversas razones. Otros la acaban, pero empiezan a trabajar en otro tipo de trabajos que nada tienen que ver con sus estudios. ¿Son más infelices por eso?

Creo que está bastante claro que no, que no hay ninguna necesidad de sentirse realizado en lo que uno ha estudiado. De hecho, mucha gente cambia de sector de trabajo y sale beneficiado. Además, lo que nos apasiona con 18 años no tiene que ser lo mismo que con 40. Recuerdo hace años que se pronosticaba que cambiaríamos como 7 veces de tipo de trabajo en nuestra vida, cuando nuestros padres trabajaban toda la vida en lo mismo. ¿No os parece aburrido hacer siempre lo mismo?

La principal limitación de cambio de sector es que no tengamos la experiencia o conocimientos necesarios para empezar en este nuevo ramo y esto sea una barrera infranqueable. Pero si esto lo podéis superar, no os lo penséis: si vuestro deseo es cambiar completamente de sector económico, ¡id a por él!

Cuidado con las predicciones

Hoy en Twitter he leído un twit en el que se hacía eco de una predicción de futuro. Por alguna razón, el ser humano necesita certezas y ante lo desconocido siente ansiedad. Por eso estamos siempre siendo bombardeados con frase como: “en el año 2050 todos tendremos un robot personal”. No tenéis que olvidar que hay empresas que viven principalmente de hacer estudios hipotéticos de lo que nos deparará el futuro. Al final, la mayoría de estas predicciones no acaban siendo ciertas. O se quedan cortas, o excesivas, o no se parecen en nada a la realidad.

Por tanto, cuando leáis la siguiente frase en la que nos predigan el futuro, hay que darle el mismo valor que a una tarotisa. Es más, no os dejéis llevar por estos comentarios a la hora de montar una empresa. Ni una empresa que esté en un sector (teóricamente) de futuro va a tener éxito asegurado, ni otra empresa que esté en un sector maduro va a fracasar. Dejaros llevar por vuestro instinto, por vuestro sentido común.

Usar Google para crear una empresa

Acabo de leer una noticia muy, muy curiosa: Conseguir trabajo usando Google. No creo que sirva para todos los casos, pero está claro que tiene su (gran) toque de creatividad. No os pongáis todos a hacer lo mismo, pues enseguida dejará de funcionar. Además, no soy muy partidario de buscar trabajo como empleado.

Sin embargo, se me ha ocurrido una idea. Antes de empezar una empresa, nos preguntamos qué tal nos irá. Nos gustaría tener una bola de cristal para saber si vamos a tener un moderado éxito. Pero hay algo que sí que podemos hacer: creamos con Google AdWords una campaña en el que ofrecemos nuestros futuros/hipotéticos productos o servicios y una página web muy simple a la que dirigir a quienes hagan clic en estos anuncios. No tenemos porqué poner nuestros datos reales, sino unos ficticios o podemos comentar que estamos a punto de abrir.

Si vemos que nadie hace clic en nuestros anuncios o que nadie busca por nuestros servicios o productos, nos quedará claro que en Internet, a nadie le interesa lo que ofrecemos. Puede ser que nuestra oferta no tenga sentido en Internet y sí en el mundo offline, pero cada vez hay menos casos de estos. Por el contrario, si recibimos una acogida aceptable, tendremos cierta seguridad de que vamos por el buen camino.

El coste total de esto puede ser muy pequeño, del orden de unos cuantos centenares de euros o unos pocos miles. Puede parece mucho dinero, pero si lo comparamos con el dinero que se necesita para crear una empresa (constitución, gastos fijos, gastos variables…), es una cantidad pequeña. Mucho menor, en cualquier caso, de lo que cuesta un estudio de mercado.

¿Es seguro un puesto de trabajo?

La principal razón por la que alguien no quiere tener su propia empresa es la seguridad laboral. Cuando hablo de seguridad laboral, me refiero a tener el suelo garantizado. Sin embargo, yo creo que es justamente lo contrario: ser empleado es más inseguro.

Tomemos estos tiempos de crisis. En España hay un 20% oficial de parados. Cada día aumentan. ¿Quién será el siguiente? Al trabajar como empleado, nunca sabes si ese día te toca a ti. Ves como han despedido a otros, ves como hay menos trabajo y te entra angustia. Al no saber lo que los jefes piensan ni conocer la situación económica de la empresa, hay siempre una espada de Damocles encima de tu cuello. Personalmente, ya he pasado por esta situación en primera persona. Un día llegó un señor y echó a 12; tres meses más tarde, volvió y todos sabíamos que venía a echar a otros tantos, yo entre ellos.

En cambio, en mi empresa, conozco exactamente los ingresos, los gastos, el dinero que tenemos en el banco… Ahora mismo sé que, si no hubiese ningún proyecto nuevo, tendría unos 6 meses de sueldo garantizado. Esto me da tranquilidad. Si llegase el caso de que viese que no hay futuro, lo vería venir desde lejos y podría prepararme. No me vendría de sopetón.

Ahora, yo me pregunto, ¿qué es más seguro?

Twitter y los negocios

La cuenta de Twitter que tengo (@pmonjo) la creé hace pocos días. Sin embargo, ya le voy viendo la utilidad de utilizar Twitter en los negocios. Es muy útil para saber qué se está cociendo, qué se cuenta, qué le interesa a la gente… y para hacer contactos. Si no tenéis cuenta en Twitter, abridla ahora mismo.

Ser empleado no es rentable

Hace un tiempo llegué a una presentación que se titulaba Employees Suck. (Por cierto, si queréis hacer pública una presentación vuestra, Slideshare es una buena opción). Es una presentación en inglés en la que hablan de los problemas de ser empleado, al estilo de mi artículo sobre las razones para dejar de ser empleado.

Me quedé con las primeras transparencias, en las que decía:

  • La industria cinematográfica de Hollywood no tienen problemas al no tener empleados (supongo que se refieren a los actores, directores, productores, etc.)
  • Nadie puede trabajar 8 horas seguidas.
  • Los empleados con más talento, pueden llegar a ser hasta 10 veces más productivos que los que tienen menos talento.
  • Pero, como mucho, ganan tres veces más; incluso, sólo un 20% más.

Creo que los números cantan. Como digo en el título, ser empleado no es rentable.

¿Emprendedores arrogantes?

Hace un tiempo leía un artículo sobre la arrogancia del emprendedor. Me lo guardé para otro momento en el que pudiese hablar sobre el mismo, pues es un cualidad que siempre he detestado. No puedo soportar a la gente que va de arrogante por la vida. No es que me considere una persona humilde, pero de ahí a ser arrogante…

La cuestión es que el artículo en cuestión pone el dedo en la llaga sobre algunos temas que nos puede parece arrogantes (extraigo algunos puntos del artículo mencionado):

  • Un emprendedor es alguien que está más solo que la una en muchas (demasiadas) ocasiones.
  • Un emprendedor es un trapecista sin red.
  • Un emprendedor tiene que defender su idea aunque a veces tenga dudas.
  • Un emprendedor es alguien que considera que la Conciliación Personal/Laboral es como Los Reyes Magos, algo que todo el mundo conoce pero nadie ha visto. Al final te das cuenta de que también son los padres (a quién dejas a tus hijos para hacer tu trabajo).

Me ha gustado especialmente esta última afirmación. Los gobiernos se llenan la boca de palabras bonitas, pero al final, sólo hablan para sus empleados: los funcionarios.

Sin embargo, yo creo que está el punto contrario a la arrogancia. El emprendedor ha de ser tremendamente humilde:

  • Ha de “bajarse los pantalones” para conseguir clientes, especialmente el primero.
  • Ha de cumplir con las exigencias que le imponen los inversores externos.
  • Necesita ganarse la confianza de su pareja (me entenderéis los que hayáis leído El libro negro del emprendedor, cuando habla sobre no tener en NIF en la cama de matrimonio) y todos sabemos que la única forma de conseguirlo, es con humildad.
  • Hacienda y su largo brazo nos hacen “pasar siempre por el aro”.

¿Vosotros qué creéis, que el emprendedor es arrogante o humilde?

Recomendaciones para directores generales de nuevas empresas

En una página que no tiene nada que ver con emprendedores, me he encontrado con que el director genera de una empresa explica su experiencia personal. Se trata de Rand Fishkin, director general de SEOmoz. Con menos de 30 años, ha fundado una empresa que se ha convertido en un referente mundial en su nicho.

El artículo en cuestión es muy largo. Podéis verlo enteró en inglés aquí. Prefiero ir haciendo partes y publicarlas por separado. Él mismo lo separa en cuatro bloques de recomendaciones.

A continuación comento los detalles que a Rand Fishkin le han sido útiles para convertirse en un mejor director general:

  • Un apetito voraz por el conocimiento. Hay que estar al día de todo lo relacionado con nuestro negocio y prever las tendencias del sector.

  • Una adicción a la multitarea. Él mismo reconoce que no es lo más eficiente, pero cuando hay varios clientes y proyectos en marcha, a veces no queda más remedio. De esto puedo dar fe yo mismo y seguro que la mayoría de los que me leéis.

  • Ver la parte positiva de todo el mundo.

  • Interesarse de algo más que el dinero. Estoy muy de acuerdo. Una empresa no es sólo para hacerse rico, sino para otras muchas cosas más. Por ejemplo, la calidad en el producto o servicio es muy importante.

  • Habilidad para comunicarse en múltiples medios. Hablar por teléfono, escribir un correo electrónico, redactar un artículo para un blog, hablar en público…

  • Usabilidad. Para todos aquellos que estéis en el mundo de la tecnología, hay que pensar en el usuario final que va a utilizar vuestro producto o servicio.