Evitar tener beneficios

En España, estos días se paga el Impuesto de Sociedades (IS), ese impuesto que se paga por tener beneficios empresariales. Es uno más de la lista de impuestos con las que hay que sobrevivir en este proceloso mar. Depende del tamaño de las empresas varía entre el 25% y el 35%. A todos los que creamos nuestra propia empresa nos gustaría tener beneficios, por supuesto. Sin embargo, como acabo de decir, Hacienda se lleva una cantidad de dichos beneficios, que tanto nos han costado. Luego, a la hora de repartir beneficios, Hacienda se queda otro 18% en concepto del retención del IRPF. Vamos, que tributamos doble.

Si tenéis una empresa pequeña, en la que no hay socios capitalistas y todos son socios que trabajan en la empresa, es mejor acabar el año con un beneficio (casi) nulo. Es mejor subirse el salario. De esta manera, no hay que pagar este IS y sólo el IRPF de cada mes. Para ello, hay que tener ya unos años de rodaje para saber muy bien los ingresos y los gastos, para ajustarse al máximo el sueldo.

No sé en otros países, pero seguro que hay algo similar y esta estrategia os puede servir para pagar menos impuestos.

Actualización: dados los comentarios que he recibido, he escrito un artículo sobre la doble imposición.

7 thoughts on “Evitar tener beneficios

  1. Hay que subirse el sueldo siempre que el tipo de IRPF que te corresponda no supere ese 35%… Ten en cuenta que puede llegar a ser del 43%, aunque estamos hablando ya de sueldos muy altos.

  2. @Eneko: no lo tengo tan claro. Aunque podamos llegar al 43% de IRPF, si tenemos beneficios y nos lo repartimos, hay que pagar 25% + IRPF, con lo que, en cualquier caso, entiendo que siempre pagaremos de más…

  3. Es cierto en parte lo de que no interesa tener beneficios porque el palo que te dan es considerable, sin embargo, no es cierto que se tribute dos veces por el mismo capital. Tributamos por lo que da la empresa a un tipo fijo (por el IS) y tributamos por lo que hayamos ido cobrando en las nóminas (IRPF). De los beneficios que de la empresa, y sobre los que ya se ha aplicado el IS, no se vuelve a tributar si se reparten esos beneficios entre los socios. Teniendo en cuenta lo anterior la recomendación suele ser cobrar en concepto de nómina hasta que el total del año esté por encima de unos 54.000 euros, que creo que es cuando el tipo que se nos va a aplicar en el IRPF supera al tipo que se aplica en el IS. Todo esto te lo explica mejor cualquier asesor pero básicamente lo que hay que tener en cuenta es eso, que el tipo que se aplica en el impuesto de sociedades es alto pero fijo por lo que en el caso de rentas altas es mejor que tributar por IRPF.

  4. Tal como dice J.Robles, no es cierto lo de “tributamos doble”. Ni por asomo. Ni un solo euro va a tributar por IRPF y por IS al mismo tiempo, o lo harán por uno o lo harán por el otro, así que no ha lugar a hablar de doble tributación.

    Y como dice Eneko hay que mirar hasta dónde interesa subirse el sueldo. A modo de ejemplo, muchos deportistas profesionales no cobran sueldo normal (que tributa por IRPF) sino que tienen constituídas sociedades para gestionar sus ingresos (y normalmente no precisamente en España, pero ese ya es otro tema), porque así tributan por IS en lugar de hacerlo por IRPF.

  5. Totalmentede acuerdo con Albert. Esa tributación doble no existe: lo que aparece como beneficio de la empresa no tributa por IRPF, y eso es tan evidente como para desconcertar al lector (por lo menos a mi): no sé si el autor escribe lo contrario por incompetente o por malicioso.
    El resultado, lo vemos a diarío, en este período más que nunca, es que los beneficios (conseguidos también gracias al esfuerzo de los trabajadores asalariados) desaparecen en los bolsillos del empresario, que cobra sobresueldos injustificables, para que, a la primera de cambio, se proceda a despedir al trabajador con la escusa de que las cuentas están en rojo. Otro craso error del empresario que prescinde así de su mayor activo: el Capital Intelectual. A mi me queda clarísima una cosa: el empresario suele no tener capacidades para ver a un palmo de sus narices, y prefiere llevarse todo lo que la empresa gana en tiempos buenos en vez de invertir en una renovación de la gestión con miras hacia la sostenibilidad de la empresa. Y así nos va…

  6. Pingback: Creando mi propia empresa » Blog Archive » Aclaraciones sobre la doble imposición

  7. Sobre llegar al 43&

    aunque se que llego tarde recuerdo que el irpf va por tramos me explico
    De 0 a 6000, pagas 0
    de 6000 a 12000 pagas un pongamos un 2% por ejemplo
    asi que si cobras 12.000 no pagarias un 2% que serian 240, sino 120(1%) que serian de los 6000 del tramo, asi que hasta llegar a 50.000 para llegar al 43% tela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *