Cuidado al comprar (y vender)

Todos vosotros habréis recibido ofertas fantásticas por cualquier producto o servicio para vuestra empresa. Nos viene un comercial y nos cuenta que su software, su diseño, sus herramientas… son las mejores del mercado. Si le contratamos, ahorraremos X dinero. Seguro que si todos me contáis vuestros casos más esperpénticos, da lugar para un libro. A mí me está pasando que clientes míos me piden consejo por productos que no tienen nada que ver con mi empresa, pero que les están vendiendo y no saben qué es lo que les ofrecen.

Sin embargo, en esto yo soy, personalmente, muy desconfiado. Quizás en exceso. De buenas a primeras, mi respuesta es NO. Lo primero que me pregunto es: ¿me lo puedo permitir? La mayoría de las veces son precios muy elevados que para una empresa como la nuestra, es demasiado dinero. También descarto inmediatamente a vendedores zalameros: a mí me tienen que convencer con hechos, no con palabras. Luego está el vocabulario: si no entiendo lo que me quieren vender, difícilmente lo contrataré. Siempre me hago una pregunta: si hasta ahora no lo he echado en falta, ¿por qué ahora lo voy a contratar? Cuando he necesitado algo, he ido yo mismo a conseguirlo.

¿Por qué os cuento esto? Por dos razones:

  • Antes de que os vayáis a gastar una gran suma de dinero, hay que meditarlo mucho. No hay que precipitarse. Ninguna oferta que os presenten será inigualable; en un futuro no muy lejano, otro vendedor os ofrecerá lo mismo y, puede, que por menos dinero.
  • Cuando vayáis a vender, poneros en la piel de comprador. Si no estáis dando algo que necesite a un precio que pueda pagar, estaréis perdiendo el tiempo.
This entry was posted in Empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *