Aceptar el riesgo como algo natural

En el mundo que nos ha tocado vivir, la palabra riesgo es sinónimo del diablo. Casi nadie está dispuesto a asumir ningún riesgo. Es más, exigimos cada vez más al Estado (“papá” estado) que nos garantice de por vida todo lo que tenemos a nuestro alrededor y que nos vaya mejorando todo. Sin embargo, una observación desapasionada de la naturaleza nos muestra que vivir en sí mismo es un riesgo. Cualquiera de nosotros sale mañana a la calle y un borracho al volante nos puede atropellar y matar.

Personalmente, creo que inculcar a la gente que hay un ente superior que se encargará que todos seamos felices y nos evita riesgos es un atraso. Es más, creo que es un grave error. Todos tenemos que asumir que todos nuestros actos conllevan un riesgo:

  • Hay un porcentaje de probabilidades de que una mujer fallezca en el parto en el mundo avanzado. Esto no impide que la mayoría de mujeres deseen ser madres.
  • Cada vez que subimos al coche, podemos sufrir un accidente mortal.
  • Un porcentaje nada despreciable de parejas se separa cada año.
  • Hay terremotos en todas partes del mundo, con miles de muertos.
  • A todos nos pueden atracar en la calle (si no lo han hecho ya, como ha sido mi caso hace varios años).

La lista se haría infinita. Todo es arriesgado. Aún así, nos empeñamos en exigir un control total sobre la vida y que todo esté asegurado.

Obviamente, en el mundo de la empresa, esto tiene una correspondencia inmediata. La mayoría de la gente espera que le den un trabajo y que no haya riesgo de que los despidan. Eso sí, si un día le hacen una oferta mejor, se irá de la empresa sin más problemas. Creo que habría que fomentar el espíritu de riesgo, somo ocurre en USA, para que todos nos diéramos cuenta que la vida es arriesgada, pero que se puede ganar. Montar una empresa es arriesgado, desde luego, pero no imposible y, de hecho, se puede tener éxito más fácilmente de lo que se cree.

PD: Acabo de ver que cometí una falta en el título. Mis disculpas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *