Vivir con menos

Ante todo, desearos un muy Feliz Año 2009.

Estas últimas semanas, Borja Prieto está escribiendo una serie de artículos sobre como prosperar con menos. No voy a hacer un resumen o un copia-y-pega de lo que él pone. Si queréis, también podéis acudir al original que está en inglés: The Power of Less. La idea es bien simple: prescindir de todo aquello que no nos aporta nada en la vida. El concepto es extensible a cualquier persona, pero me voy a centrar en los emprendedores.

Cuando empiezas una empresa, no tienes ingresos y sí (muchos) gastos. Hay que pasarse un tiempo en el que el flujo de caja es negativo. Esto implica no tener un sueldo seguro y estable a final de mes, sino todo lo contrario: no se sabe cuánto ni cuándo podremos pagarnos el salario. En consecuencia, cuantos menos gastos personales tengamos, menos problemática será esta fase inicial. Si esto lo tomamos como hábito, podremos mantener la empresa con más facilidad, pues al tener un gasto menor en salarios, habrá menos problemas de tesorería.

Pero no todo es dinero. El tiempo es otro factor muy importante. Todos los que estáis tras una empresa, sabéis las horas que hay que dedicarse a ella. Muy pocos afortunados trabajan pocas horas y ganan mucho dinero. Si conseguimos eliminar aquellas actividades de nuestra vida diaria que son prescindibles, tendremos más tiempo para nosotros mismos, para nuestra familia, para nuestros amigos…

¿Realmente necesitas pasar tantas horas ante la TV? ¿Estás seguro de que vale la pena cambiar de coche? ¿Es un problema para ti comer más frecuentemente en casa y menos en restaurantes? ¿No es suficiente la casa en la que vives?

¿Qué otras cosas creéis que nos sobran o que no hay que abusar pero que nos influyen mucho?

One thought on “Vivir con menos

  1. Creo que algo muy importante es no tratar de realizar más trabajos de los que uno físicamente puede. Es como el dicho: “El que mucho abarca, poco aprieta”. Muchas veces se dan esos momentos de “suerte” donde estás muy solicitado y obviamente, esto significa más dinero, y pues, quieres tomar todos los trabajos y al final terminas atrasando la entrega de todos y trabajando 20 horas al día.

    Es muy agotador tener la cabeza puesta en 5 proyectos diferentes y tratar de repartir el tiempo, porque muchas veces las cosas no salen exactamente como uno las espera. Puedes realizar el trabajo, pero puede que al cliente no le satisface y le agrega o le quita o le cambia algo y entonces ahi las cosas empiezan a salirse de control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *