La injusticia del principio del devengo

Este artículo bien podría ser una continuación de mi serie sobre las medidas económicas para PYMES, pero la quiero comentar a parte, ya que me saca de quicio. Según el Plan General Contable:

la imputación de ingresos y gastos deberá hacerse en función de la corriente real de bienes y servicios que los mismos representan y con independencia del momento en que se produzca la corriente monetaria o financiera derivada de ellos

Traducido: pagamos impuestos según emitamos o recibamos las facturas, no cuando realmente pagamos o cobramos. En consecuencia, si emitimos una factura, pero la cobramos en el siguiente trimestre contable, tenemos que adelantar el IVA a Hacienda. Esto me parece una gran injusticia y un grave problema para la liquidez de las pequeñas empresas. Cuando llega el día que hay que pagar el IVA y no tienes dinero, hay que pedir un aplazamiento a Hacienda, con los intereses que esto conlleva.

Vuelvo a decirlo una vez más: las leyes asfixian a los pequeños emprendedores con sus normas absurdas e injustas. Si en España (o en cualquier otro país), los gobiernos quieren que se creen empresas, que se cree riqueza, que baje el paro, etc., tendrán que empezar a cambiar las leyes. En este caso, lo más beneficioso para las empresas pequeñas sería el criterio de caja, es decir, pagar los impuestos por las facturas realmente cobradas. Esto implicaría a la administración pública en las empresas y obligaría al Gobierno a forzar el cobro de las facturas lo antes posible, con los beneficios que esto tiene en las pequeñas empresas. Pero no, los gobiernos siguen considerando a los empresarios como los malos de la película, como en los tiempos de Marx y Engels.

No olvidemos que son las PYMES las que crean el tejido empresarial de un país, riqueza y puestos de trabajo.

This entry was posted in Empresa.

2 thoughts on “La injusticia del principio del devengo

  1. Totalmente de acuerdo, aunque no creo que la solución a los largos peridos entre facturación y cobro sea más intervención estatal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *