Medidas económicas para PYMES (II)

Dentro del capítulo de las medidas económicas que ayudarían a las PYMES, en tiempos de crisis y en tiempos de bonanza, empiezo con mi lista. Veréis en los artículos que he comentado se repiten algunas medidas.

  1. Reducción de los plazos de cobro por ley. Como ya expliqué al hablar de los pagos en 30, 60 y 90 días, se trata de un poder de negociación. Las empresas grandes “fuerzan” a que las pequeñas les financien a coste nulo. La Comisión Europea está tomando cartas en el asunto. Si de mí dependiese, pondría como límite legal 30 días. Es un plazo más que suficiente para procesar una factura A partir de allí, se podrían exigir cierto tipo de indemnizaciones que deberían ser un % importante, para que pagarla tan tarde no fuese rentable. Esto incluye a las administraciones públicas, que llegan a pagar al cabo de 6 meses (una vergüenza).

  2. Ventanilla única. Un empresario tendría que dirigirse a una única ventanilla para realizar todos sus trámites. Y cuanto hablo de todos, quiero decir TODOS. No me importa que las competencias estén transferidas, ni que la seguridad social y hacienda sean dos ministerios diferentes. Pago mis impuestos y exijo que quien trabaje sea la administración para resolverme los problemas y no al revés.

  3. Facilitar la creación de empresas. Para que se creen empresas, lo primero que hay que hacer es facilitarlo. ¿Cuántas personas habrán desistido de crear su propia empresa, ante el largo y costoso proceso de creación? Como acabo de decir, ya pagamos nuestros impuestos como para que luego nos compliquen la vida.

  4. Adelgazar la administración pública. Tengo amigos y amigas que son funcionarios y me explican como se trabaja dentro. La ley del mínimo esfuerzo impera y hay más trabajadores de los que serían necesarios, ya que por cada vago que hay, hay que contratar a otra persona para que haga realmente el trabajo del vago y el suyo. Bastaría con despedir a toda esta gente que sólo va a calentar la silla y el resto de la población saldríamos beneficiados, incluidas las PYMES.

  5. Dejar de ofrecer ayudas. Prefiero que me bajen los impuestos directamente. Con ello, volviendo al punto anterior, toda la gente que sobra podría despedirse y la administración no lo notaría, pues tendría menos dinero que administrar.

This entry was posted in Empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *