¿Emprendedores arrogantes?

Hace un tiempo leía un artículo sobre la arrogancia del emprendedor. Me lo guardé para otro momento en el que pudiese hablar sobre el mismo, pues es un cualidad que siempre he detestado. No puedo soportar a la gente que va de arrogante por la vida. No es que me considere una persona humilde, pero de ahí a ser arrogante…

La cuestión es que el artículo en cuestión pone el dedo en la llaga sobre algunos temas que nos puede parece arrogantes (extraigo algunos puntos del artículo mencionado):

  • Un emprendedor es alguien que está más solo que la una en muchas (demasiadas) ocasiones.
  • Un emprendedor es un trapecista sin red.
  • Un emprendedor tiene que defender su idea aunque a veces tenga dudas.
  • Un emprendedor es alguien que considera que la Conciliación Personal/Laboral es como Los Reyes Magos, algo que todo el mundo conoce pero nadie ha visto. Al final te das cuenta de que también son los padres (a quién dejas a tus hijos para hacer tu trabajo).

Me ha gustado especialmente esta última afirmación. Los gobiernos se llenan la boca de palabras bonitas, pero al final, sólo hablan para sus empleados: los funcionarios.

Sin embargo, yo creo que está el punto contrario a la arrogancia. El emprendedor ha de ser tremendamente humilde:

  • Ha de “bajarse los pantalones” para conseguir clientes, especialmente el primero.
  • Ha de cumplir con las exigencias que le imponen los inversores externos.
  • Necesita ganarse la confianza de su pareja (me entenderéis los que hayáis leído El libro negro del emprendedor, cuando habla sobre no tener en NIF en la cama de matrimonio) y todos sabemos que la única forma de conseguirlo, es con humildad.
  • Hacienda y su largo brazo nos hacen “pasar siempre por el aro”.

¿Vosotros qué creéis, que el emprendedor es arrogante o humilde?

3 thoughts on “¿Emprendedores arrogantes?

  1. Yo creo que somos una mezcla, a veces arrogante y otras humilde:

    -me considero arrogante cuando se cual es el camino a seguir aunque los demás digan que estoy equivocado (como aparece en “El libro negro del emprendedor”

    -humilde por que siempre creo que lo que hago no es “para tanto”, que se puede mejorar, aunque realmente hay mucha energía gastada (muchas horas, dolores de cabeza, etc).

    saludos

  2. Generalmente -en España- se piensa que los emprendedores son arrogantes porque para ser emprendedor hay que tener confianza en uno mismo -orgullo bueno- y esto se confunde con el orgullo “malo”.

    Algunas personas que han alcanzado el éxito han sido muy humildes en su juventud. Sin embargo no creo que humildad y orgullo sean palabras totalmente opuestas. Se puede ser humilde y tener tu punto de “orgullo bueno”, de no dejarte avasallar. Lo que no se puede ser es humilde a la vez que soberbio -que es la parte “mala” del orgullo-.

    Por tanto, si se entiende arrogancia como un exceso de orgullo “malo” -soberbia-, no creo que los empendedores sean así. Y suscribo el comentario de Jordi Catà, se es orgulloso en el sentido de tener confianza en uno mismo a la vez que humilde.

  3. Hola Jordi y José:

    Creo que vuestros comentarios son muy acertados. No se me había ocurrido diferenciar el orgullo bueno del malo, pero me ha parecido una buena idea. Creo que en España sobra el orgullo malo, en general.

    Y sí, hay que combinar cierta humildad con cierto orgullo, que sino, te comen…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *