La tesorería en las pequeñas empresas

Todos los que tenéis una pequeña empresa lo sabéis muy bien: la tesorería da muchos quebraderos de cabeza. La causa de este problema es variada:

El resultado es una combinación explosiva para empresas que han empezado con un capital social limitado. Se da con demasiada frecuencia que una empresa puede cerrar por falta de tesorería, cuando en realidad, funciona bien y tiene un buen futuro. El problema es que va a tardar en cobrar, pero sabe que ese dinero es suyo y que, tarde o temprano, llegará a su cuenta en el banco.

Desde mi punto de vista, la situación es imposible de resolver de forma elegante, ya que la ley ampara estos abusos. Se me ocurren dos soluciones posibles (que no son mutuamente excluyentes), aunque no creo que ningún gobierno las lleve a la práctica:

  • Limitar, por ley, el tiempo máximo de pago en 30 días. Por encima de este período, debería estipularse sanciones económicas, en beneficio del proveedor.
  • Eliminar el principio del devengo, de tal forma, que Hacienda cobraría el IVA y el IS sólo cuando nosotros cobramos.

En la práctica, las soluciones que hay que adoptar son de tipo financiero: tener más dinero del que realmente necesitamos. O bien mediante capital social, o bien con una póliza de crédito que el banco nos dé. De esta forma, tendremos las espaldas cubiertas.

This entry was posted in Empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *