De profesión: apaga-fuegos

Hoy quería hablar un poco más de mi experiencia en estos últimos meses. La empresa ya va casi a velocidad de crucero y esto hace que mi vida vaya tomando rumbos insospechados. La vorágine trabajadora hace que esté todo el día pensando en la empresa. Supongo que todos lo que me leéis y estáis enfrascados en vuestro propio proyecto lo sabéis perfectamente.

Cuando llevas una semana de trabajo sin cesar, con varios clientes a la vez que te exigen resultados, problemas por resolver… ansías que llegue el fin de semana para descansar. Aún así, el emprendedor raramente desconecta por completo. Siempre hay algo más que hacer, algo que se ha olvidado, alguien a quien llamar. En esto se está convirtiendo mi día a día.

Por esto he puesto el título de hoy. Intento evitar que la empresa se me “queme”, que no haya ningún foco activo que pueda arruinarla. Es una tarea harto complicada, pues hay que saber de todo: marketing, tecnología, finanzas, diseño, etc. Sin embargo, la empresa sigue adelante.

Con todo esto, no quiero desanimar a nadie. Simplemente que todos los que estáis a punto de dar el paso, que sepáis como será vuestra nueva vida. A cambio, la satisfacción es bien grande. Como le digo de vez en cuando a mi socio, todo lo que estamos moviendo en estos momentos, es gracias exclusivamente a nuestro trabajo. Nosotros hemos creado la sociedad, hemos buscado los clientes, les damos servicio y les resolvemos sus problemas. No se os olvide: cuando eres emprendedor, el éxito es gracias a nosotros mismos.

¿Cuál está siendo vuestra experiencia como emprendedores?

One thought on “De profesión: apaga-fuegos

  1. Estimado, coincido contigo en la mayoría de tus apreciaciones, aunque en mi caso trato de desenchufarme mas los fines de semana, y olvidarme de los malavares que hay que hacer en la semana con tantos temas, aunque no es fácil.

    En mi caso, junto a mi hermano hemos creado nuestro emprendimiento, y estamos caminando este proceso muy lindo pero con muchos desafíos, que como vos (ó tu – “vos” usamos
    en Argentina) comentas implica apagar incendios frecuentemente. Por un lado el de nuestros clientes, que obviamente es lógico dado que depende nuestros servicios o productos, estamos para ello, y por otro lado todos aquellos aspectos que surgen o nacen día a día de nuestro emprendimiento. Debemos aprender continuamente cosas nuevas, sobre finanzas, impuestos, contratos, marketing, y mucho mas sobre nuestros propios servicios y productos, etc.

    Pero en fin, todas estas cuestiones son parte del largo proceso de emprender, que creo que debemos saber que sucederán, y por ello tratar de prepararse y minimizar los incendios grandes.

    Te felicito por el blog, me parece una muy buena forma de mantener registro, casi como una bitacora, de tu emprendimiento y así ayudar al resto. Seguiré leyendo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *