El código Armani

Como decía en mi último artículo, a veces es interesante aprender de otras personas para ver qué han hecho para llegar al éxito. Aquí me gustaría hacer una pequeña reflexión-comentario: tener éxito no implica ser feliz. Hay que tener mucho cuidado con lo que estamos dispuestos a sacrificar para tener éxito, no sea que también se lleve nuestra felicidad.

Hace un tiempo me encontré con una entrevista a Giorgio Armani en TimesOnline. En ella, el Sr. Armani desgrana las 21 reglas que, según él, hay que cumplir para tener estilo, autoestima y éxito. Por supuesto, están muy orientadas al mundo de la moda. Sin embargo, creo que algunas se pueden adaptar al mundo empresarial. Veamos las que a mí me parecen más interesantes.

  • Unos zapatos baratos no son baratos. El hecho de querer economizar al máximo en nuestra empresa, puede ser perjudicial. Es conveniente invertir adecuadamente en los aspectos necesarios. La empresa se sustentará en dichas inversiones en el futuro. Hay que saber gastar sabiamente en aquellos elementos básicos.

  • El equilibrio entre trabajo y vida personal es la clave de la felicidad. No creo que haya que añadir mucho más.

  • No siempre se puede conseguir lo que queremos. Detectar las metas que no podremos conseguir puede ayudarnos a concentrarnos en otros aspectos de la empresa que sí que podemos lograr. Así, tendremos éxito en aquello que realmente podemos conseguir.

  • Tienes más potencial del que crees. Es habitual en nuestra sociedad minusvalorarnos. Hay que darle la vuelta a la tortilla y creer en nosotros mismos. Al ser el dueño de una empresa, no hay jefes para subirnos la moral y hacernos ver que somos capaces de hacerlo. Dependemos enteramente de nuestra habilidad.

  • Hay que tener coraje para seguir tus convicciones. A muchos empresarios, cuando empezaron, no les faltaron agoreros que les aseguraban de su fracaso. Sin embargo, siguieron con su idea y les fue bien. Si estáis convencidos de algo, id a por ello, no dudéis de vosotros mismos.

¿Qué os ha parecido? ¿Añadiríais alguna más a este extracto de las 21 reglas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *