Determinando si un cliente es tu cliente

Cuando empezamos una empresa, buscamos desesperadamente nuestro primer cliente. Hemos empezado el proyecto con mucha ilusión, pero los gastos fijos nos acechan desde el primer día: alquileres, telefonía móvil, conexión a Internet, sueldos… Si nuestros clientes son otras empresas, que nos contratarán de vez en cuando, este primer cliente puede tardar. Por si no fuera suficiente, muchos montan su negocio contando con unos clientes seguros y, a la hora de la verdad, no nos contratan.

David H. Guerrero nos cuenta su experiencia al respecto, de la que extraigo la siguiente frase: “Al empezar el proyecto, a todo he dicho que sí, y con todos gaste tiempo intentando transformar su petición en dinero para mi proyecto.” Seguro que muchos de vosotros os ha pasado (a mí, hasta cierto punto, también). Las facturas pendientes de pagar hacen que nos vendamos al primero que pasa por delante de la puerta.

Creo que pasar por esta etapa inicial es bueno, nos aporta experiencia. Sin embargo, a medio y largo plazo no es una buena estrategia. Tras ir dando palos de ciego, vamos encontrando nuestro camino, que casi nunca es el que habíamos ideado en el plan de empresa. Es entonces cuando empiezas a ver con claridad si un potencial cliente te interesa o no, si esa persona tan interesada en contratarnos va a dar beneficios a la empresa.

Nosotros nos encontramos ahora en esta fase. Una vez que vemos que los clientes van llegando, estamos ya empezando a pensar en qué clientes nos interesan y qué otros clientes no nos valen la pena. Incluso estamos tentados de dejar a un cliente que nos ha dado más problemas que beneficios. Precisamente, fue nuestro primer cliente.

¿Qué experiencia tenéis al respecto? ¿Qué podéis aportar de vuestros primeros meses con los clientes?

This entry was posted in Empresa.

2 thoughts on “Determinando si un cliente es tu cliente

  1. Cuando empiezas tienes que coger los proyectos que te salgan, puede más el “ansia” de poder facturar y poder ingresar algún dinero que el planning a largo plazo … nosotros empezamos así…

    a poco a poco hemos ido optando por abandonar aquellos clientes que únicamente nos traen dolores de cabezas y presiones, y enfocarnos en aquellos que nos resultan más provechosos, nos aportan proyectos más interesantes, y lo que cuenta al final que nos den beneficios.

    Claro esta que todo esto es un proceso natural que a poco a poco vas entendiedo y aplicando.

    como dice el refrán: “La experiencia me costo cara”.

    http://www.jordicata.com

  2. Pingback: Jordi Catà » Blog Archive » Determinando si un cliente es tu cliente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *