Recogiendo la siembra

Hoy he decidido hacer un artículo un poco más personal, como un cambio a que llevaba ya varios días con temas muy generales del mundo empresarial.

Este mes de enero ha sido especialmente positivo para mi empresa. Basta mirar los movimientos bancarios para verlo. Recuerdo el primer mes, en el que apenas hubo diez de movimientos, incluyendo las aportaciones de capital social. Ahora se ven varios ingresos y gastos, por cantidades nada despreciables. El banco estará contento; yo también. No me gustaría lanzar las campanas al vuelo, pero parece que este mes hemos conseguido cierto equilibrio entre ingresos y gastos.

Atrás empiezan a quedar los tiempos en que sólo recibíamos peticiones de presupuestos. Pensábamos que ya teníamos un nuevo cliente, pero luego no sabíamos nada más. Inicialmente, un cliente nuevo cada tres meses nos parecía una buena noticia. Ahora han sido tres clientes nuevos en un mes, sin contar con las ampliaciones que nos han pedido clientes que ya teníamos.

Como indico en mi título, ahora empieza el tiempo de recoger los frutos sembrados. Esto es algo que puede desesperar a muchos emprendedores y seguro que más de uno ha tirado la toalla por el camino. Pero si se hacen las cosas bien, empezando por un plan financiero lo más ajustado posible, se acaban recogiendo los frutos. No desesperéis al principio, sino que debéis seguir convencidos que llegará el momento en que vuestro negocio despegue. En cuento a los que ya habéis pasado por esta etapa, seguro que la mayoría os sentiréis identificados.

One thought on “Recogiendo la siembra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *