Crecer es un mal necesario

En el momento que constituimos nuestra empresa, solemos estar los emprendedores solos. No hay presupuesto para contratar a nadie y, a veces, ni siquiera para ponernos un sueldo digno a nosotros. En todo caso, contratamos a profesionales para que se encarguen de aquellos temas que no son los básicos de nuestro negocio: la contabilidad, la informática, el transporte, etc. El resto de la empresa, somos nosotros mismos.

Sin embargo, con el tiempo y si hacemos bien los deberes, el negocio irá creciendo: vendrán más clientes y habrá más trabajo. El problema es que se llegará a un límite personal, en el cual no podremos satisfacer la demanda, aunque trabajemos todos los días de la semana y no durmamos. Podemos morir de éxito. La raíz de esta situación es que vendemos un recurso escaso: nosotros mismos. Como explican en Presión Blogosférica, nos encontramos ante una crisis empresarial, posiblemente la primera.

Por muy doloroso que resulte, la única solución es ampliar la empresa, contratar empleados que lleven parte de nuestro trabajo. Todos sabemos que cuanto más grande es una empresa, menos manejable se vuelve. A partir de un número de empleados (una vez me dieron la cifra de 30), empezamos a perder el control efectivo. En otras palabras, nuestra creación deja de pertenecernos.

Pero recordad la otra alternativa: cerrar la empresa. ¿Qué opción preferís?

This entry was posted in Empresa.

One thought on “Crecer es un mal necesario

  1. Cuando llegas a esa situación dejas de ser empleado para ser dueño de un negocio. Y cuando eres dueño de un negocio, debes preocuparte por el bienestar de tus trabajadores. Sus problemas son tus problemas. Debes identificar si se encuentran a gusto, mantener reuniones periódicas (no en su tiempo de descanso sino en horario laboral) para quedar bien claro sobre todo si se sienten bien remunerados y si no es así que se exponga el porqué. Es en esta posición en la que uno tiene que hablar menos y escuchar más. Esto es así porque con esto se consigue que los trabajadores estén a gusto y como beneficios colaterales llegará el momento en el que sin dar una orden sólo recojas beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *