Épocas de crisis

En toda empresa, llega un momento en el que aparecen problemas serios, épocas de crisis. Es totalmente iluso imaginarse que todo va a salir tal y como lo pensamos. Tarde o temprano, nos pasará alguna de estas cosas:

  • hay una pelea grave entre socios o un socio se va
  • un empleado clave nos abandona en el peor momento
  • la tesorería está en números rojos
  • un cliente no paga una factura importante
  • un cliente está insatisfecho y nos denuncia
  • nuestro producto se queda obsoleto
  • la competencia es más fuerte
  • los clientes dejan de venir
  • tenemos demasiados clientes y no podemos contentarlos a todos (morir de éxito)

Sin embargo, hay que saber que todas las crisis tienen solución. No hay que quedarse parado ante un problema, ni creerse que es el fin de la empresa. Es cierto que hay situaciones insostenibles, pero en la mayoría de situaciones, hay una vía que nos permite salir airosos. Como emprendedores, hemos de estar con la mente en modo resolutivo, es decir, buscando a toda costa la solución. El problema real es no tener esta mentalidad, no saber gestionar las crisis.

Cuando veamos que por nosotros mismos no podemos, tenemos que buscar ayuda externa. Lo peor que podemos hacer de dejar el problema de lado. Hay que resolverlo cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *