Asociarse o no: esa es la cuestión

Ya he hablado varias veces sobre el tema de los socios, la última al comentar los riesgos de un único socio. Es un tema que veo que no sólo me preocupa a mí, pues en los últimos dos meses he visto dos artículos en otros dos blogs que abordaban el tema:

 Ya sabéis mi postura al respecto: es mucho mejor tener un socio que ir por libre. En Iniciador, David nos explica el primero de los 18 errores capitales según Paul Graham: un único fundador. Las razones que da son las siguientes:

  • Ninguna empresa de éxito conocida empezó con un único socio.
  • Si nadie nos quiere acompañar en nuestro proyecto, puede ser que no inspiremos confianza.
  • Es un trabajo muy duro para una sola persona.
  • La fuerza del equipo es mayor que la fuerza de uno solo.

 Estoy bastante de acuerdo con todos estos puntos.

Por su parte, Lucas recuerda lo evidente: los conflictos entre los fundadores. No tenemos que olvidarnos de que, tarde o temprano, esto pase. De momento, yo no he tenido ninguno, así que sigo tocando madera. De todas formas, un conflicto entre socios no es un problema en sí mismo, sino que el problema es no saber gestionar estos enfrentamientos. Es fundamental la habilidad de los emprendedores para saberse enfrentar a estas situaciones. Lo mismo que ocurre cuando hay un problema con un cliente: un buen empresario ha de saber gestionar estas situaciones.

3 thoughts on “Asociarse o no: esa es la cuestión

  1. Totalmente de acuerdo. Una de las habilidades más importantes de un emprendedor es como dices “saber gestionar los enfrentamientos”. Son muchas las empresas con buenas ideas y capacidad de ejecución que se van al traste por no saber hacerlo.

  2. Enhorabuena ante todo por este fantástico blog. Sin duda estás ayudando a mucha gente.

    Pero, digo yo, ¿qué es eso de que ninguna empresa de éxito conocida empezó con un único socio? Creo que ni siquiera necesita de un contraejemplo. Es obvio que eso no es cierto.

    Yo creo que el verdadero emprendedor no necesita de un socio. Si lo necesitas es porque tienes miedo. Porque no te ves capaz de cargar con toda la responsabilidad que supone el ejercicio de levantar y gestionar una empresa. Es claro que el volumen de trabajo es enorme (no hay descanso) pero, desde mi punto de vista, es preferible servirte de gente cualificada.

    Un socio, al principio, te aportará un montón de ideas gratuitamente que con el tiempo te saldrán muy caras.

  3. Hola José:

    La verdad es que en el tema de los socios, las opiniones están divididas. Acabo de leer “El libro negro del emprendedor”, al que ya le dedicaré un artículo en el futuro, y está alineado precisamente con tu punto de vista. Supongo que es un debate en el que todos y nadie tienen razón.

    En cualquier caso, agradezo tu comentario.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *