Consejos para profesionales independientes (I)

Hoy me hago eco de otro interesante artículo publicado en ALT1040, que a su vez lo toma de Mainframe.gr. Me ha parecido especialmente interesante, ya que son unas recomendaciones que pueden ser muy útiles para los que estamos empezando en la andadura de nuestro negocio. Como hay un montón de consejos (23 o 24, no se ponen de acuerdo ni ellos mismos), lo separaré en dos artículos.

  1. Mantén un horario. Hay que procurar seguir un horario regular, igual que cuando somos empleados por cuenta ajena. Esto implica levantarse, asearse, desayunar y todas las abluciones vespertinas que tengáis. Incluso recomiendan irse a dormir a medianoche y levantarse a las 8:00, con una hora para arreglarse por la mañana.

  2. No usar mensajería instantánea. Esta recomendación ya la hice al hablar sobre como mantener la concentración.

  3. Intenta ser realista, no optimista. Por naturaleza, tendemos a ser voluntariosos y más si es nuestro negocio. Sin embargo, nuestras previsiones siempre pecan por excesivo optimismo. Hay que hacer de abogado del diablo e intentar pensar en un peor caso.

  4. Solicita el 25% por adelantado. Ya nos gustaría a todos poder tener un dinero por adelantado, pero no estoy seguro que siempre lo podamos conseguir, especialmente al empezar. Sin embargo, hay que intentarlo. Yo he conseguido hasta el 50%, sin contar con que pagan con retraso.

  5. No usar acrónimos. Sin nuestros clientes nos contratan, es porque no saben sobre el tema que les vamos a resolver. Si les queremos vender PHP, LOPD o LDL, no sabrán qué vendemos y se irán a otro vendedor.

  6. Prepárate para la soledad. Si trabajas desde casa, te vas a pasar largas horas a solas.

  7. No fumes ni comas en tu escritorio. Ya sabemos que fumar es un mal hábito, pero si lo has de hacer, sal a la terraza, balcón, calle… Lo mismo con la comida. Piensa en como queda todo tras comer o fumar: hecho una porquería.

  8. Prepárate para fracasar. Suena muy drástico, pero a todos nos pasará tarde o temprano: un cliente no pagará, un proyecto no llegará a buen término, otro cliente será un impresentable, etc. Pero no hay que hundirse en este caso. Forma parte de ser empresario y hasta los más exitosos han tenido sus días malos.

  9. Organiza tus comunicaciones. No utilices mensajería instantánea con tus clientes ni el teléfono particular ni la cuenta de correo particular. Traza una línea divisoria: ten una línea telefónica y una cuenta de correo electrónico para el trabajo. Incluso, puede serte útil un apartado de correos. Sé proactivo: llama tú antes de que te llamen. Salvo el apartado de correos, yo mismo cumplo todo esto estrictamente.

  10. Prepárate para una mala cara. A mí me acaba de pasar: recibir un correo electrónico poco amistoso de un cliente. Sin embargo, hay que ver qué hay detrás de esto: puede ser un mal día que nada tiene que ver con nosotros, una forma de negociar a la baja, etc.

  11. Planifica. Es seguramente el punto que más cuesta, pues con el día a día, se hace difícil ver el entorno. Sin embargo, de vez en cuando, es conveniente pararse, observar, planificar y tomar decisiones.

Ir a la segunda parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *