Vender en vacaciones

Estos días de vacaciones son muy poco proclives para escribir artículos en el blog. Aunque no he desconectado completamente del trabajo, me lo he tomado con otro ritmo. Como ya explicaba, es difícil para el empresario tomarse vacaciones. En mi negocio, agosto suele ser el mes en el que no pasa nada, así que he podido descansar y prepararme para septiembre, cuando se supone que volverá la vorágine.

Esto no ha sido óbice para que, a pesar de todo, no haya perdido la oportunidad de intentar conseguir algún nuevo cliente. Según el negocio en el que os mováis, agosto puede ser temporada alta. El ejemplo más claro en España es el turismo: es ahora cuando se marcan todos los récords de ocupación hotelera.

Aunque estéis de vacaciones, creo que nunca está de más aprovechar la posibilidad de entrar en contacto con alguien que pudiera estar interesado en vuestro negocio, hacerle una rápida explicación, dadle vuestra tarjeta, etc. En mi caso, esta misma mañana he mantenido una reunión de negocios en mi lugar de veraneo.

Si vuestro público objetivo son empresas relacionadas con el turismo, no deja de ser un buen momento para daros a conocer. Si estáis alojados en un hotel, hablad con el director; en un restaurante, con el dueño. Seguramente para la temporada actual no os contratarán, pero cuando se acabe la temporada y tengan que preparar la siguiente, podrán contar con vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *