Mantener la concentración

Cuando tenemos un jefe que nos está vigilando, ya sea porque lo tengamos detrás, pegado al cogote, porque haya cámaras de vigilancia o porque espera un trabajo para ayer, tendemos a concentrarnos más en nuestro trabajo. Sin embargo, al ser nosotros nuestros propios jefes, tenemos que ser nosotros mismos quienes nos vigilemos. Como ya he comentado alguna vez, hay que buscar técnicas para autogestionarse y automotivarse.

Al hilo de esta idea, hace ya unos meses, Eduardo Arcos escribió siete sugerencias para mantener la concentración. Las comento a continuación.:

  • Evitar la mensajería instantánea. Si tengo el Microsoft Live Messenger encendido, es imposible que trabaje, pues siempre hay alguien que me tiene que saludar. Mi solución es separar a mis contactos profesionales de los personales. Así, los personales están en Messenger, mientras que los profesionales en Skype. Con ello puedo apagar el Messenger y seguir en contacto con quien me interesa a nivel profesional.
  • Apagar las alarmas. No me afecta tanto, pero es verdad que si recibimos un correo o un SMS, solemos dejarlo todo por leer lo que nos acaban de enviar.
  • Beber agua. Me ha parecido curiosa esta recomendación, aunque apenas la sigo.
  • Lista de tareas pendientes. Esto sí que lo considero importante, pues suelo tener un montón de tareas a realizar, que si no me las apunto, alguna seguro que se me olvida.
  • Escuchar música que nos motive. Creo que en este caso se ha de tener cuidado, pues a mí la música cuando estoy leyendo me distrae. En cambio, para otro tipo de actividades, me va bien.
  • Tomar pausas. Pensando que hay mucho trabajo, nos ponemos 5 horas seguidas sin parar. En mi caso, el hecho de tener que ir al WC supone un buen momento de relax.
  • Comer a la hora que corresponde. Tampoco me preocupa este extremo, pues cuando tengo hambre, como. Sin embargo, sí que sé de gente que se olvida completamente de comer.

¿Tenéis alguna sugerencia más?

2 thoughts on “Mantener la concentración

  1. Existe también una técnica que yo utilizo, y consiste en marcar un tiempo límite para determinadas tareas, dedicar cada día por ejemplo 50 minutos a ello, pero no más, ni menos.

    A mí me funciona, sobre todo con actividades que requieren creatividad, me hace focalizarme y ser más crítico

  2. Gracias por tu sugerencia, José Antonio. Creo que leí una vez sobre esta técnica, que en inglés llaman time-boxing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *