Ser un buen jefe

Hace unos días leí un artículo que me llamó bastante la atención. Cada día leo muchos artículos de diferentes blogs, pero pocos logran atraerme. Pero este lo hizo, ya que en alguna vez me he sentido identificado. El artículo en cuestión se titula Los diez comportamientos de los jefes que más irritan a los trabajadores. En él hablan de un estudio realizado por el Centro de Estudios Financieros (CEF) y ofrecen un ranking sobre los peores comportamientos.

Destaca en primer lugar “No comunica con claridad los objetivos (46%)”. La reflexión es más que obvia: ¿cómo queremos conseguir llevar nuestra empresa a buen puerto si nuestros empleados no nos han entendido? Creo que este punto es de máxima gravedad, ya que en casi la mitad de los casos, se da. Otro que me parece interesante es “No lidera, sino que manda (32%)”. Muchos jefes se creen que están en el ejército y funcionan mediante la máxima de “ordeno y mando”.

Casi todos los que ahora nos hemos puesto la gorra de empresario, hemos tenido en un pasado no muy lejano la gorra de empleado y hemos sufrido la incompetencia de malos jefes. De hecho, yo creo que esta puede ser una buena fuente de ideas: ver lo mal que se hacen las cosas en una empresa que genera beneficios y crear una empresa en la que haremos las cosas mejor. También hemos tenido buenos jefes, de los que se ha de aprender.

Lo que quiero decir es que hemos de pensar en nuestra etapa como empleado y recordar todo aquello que no nos gustaba de nuestros jefes. Huelga decir que nos hemos de comprometer con nosotros mismos a no repetir los mismos errores, sino a ser buenos jefes. No olvidemos que en una empresa recién creada, todos han de tirar del carro en el mismo sentido y con entusiasmo. En cambio, tenemos que imitar todo lo bueno de los jefes que nos marcaron positivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *