El cambio permanente

Una de las aptitudes de un emprendedor es que ha de amar el cambio, ha de desearlo. En la empresa todo se mueve permanentemente y en direcciones que no se habían planificado. Pero no sólo esto, sino que el entorno se mueve también y hay que mantener el ritmo.

Para explicar visualmente esta situación, me gusta utilizar una historia, que si no me equivoco, está extraída de Alicia en el País de las Maravillas. En un pasaje de una de las adaptaciones cinematográficas del libro, Alicia empieza a comprobar como todo el paisaje a su alrededor se empieza a mover hacia adelante. Es decir, que al quedarse quieta, Alicia en realidad viaja hacia atrás. Entonces se pone a correr hasta que iguala la velocidad de movimiento del paisaje. En este momento, aparentemente, está quieta, aunque no deja de correr. (Si alguien conoce algún enlace con un vídeo explicativo, lo agradecería).

La situación de un empresario del siglo XXI es la misma que la de Alicia: ha de correr para mantenerse en el mismo sitio. Pero no sólo eso, si quiere despuntar, ha de correr un poco más que el resto del “paisaje”.

Todo esto lo explico ya que he conocido bastante gente, sobre todo de una generación superior a la mía, que no toleran el cambio, que les produce angustia y ansiedad. Hace 100 años, los cambios económicos, políticos, sociales… se producían con lentitud. Eran casi predecibles y se necesitaban generaciones para conseguirlos. Hoy en día, en vida de una sola persona se ven muchos cambios.

En resumen, si queréis triunfar como emprendedores, tenéis que estar perfectamente preparados para el cambio. Sobre todo, para el cambio que vendrá de lugares insospechados y saber adaptaros a ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *