El emprendedor como bombero

Hace unas semanas, leí un artículo en eStartap titulado Still Alive. Comentaba un hecho en el que los emprendedores nos sumimos con excesiva frecuencia: no tener tiempo más que para apagar fuegos. Nos parecemos mucho a un bombero. Mientras el trabajo no despega, tenemos un exceso de tiempo ocioso, que no sabemos muy bien como ocupar; pero cuando surge una contingencia, nos zambullimos en resolverla y dejamos cualquier otra actividad. Es precisamente esta situación en la que me encuentro actualmente, razón por la cual no tengo tanto tiempo para dedicarle a mi blog.

Con este artículo, querría animar a todos los que os encontréis en esta misma situación. El hecho de empezar una empresa, suele implicar adentrarse en lo desconocido. Además, el plan de empresa nunca se cumple, lo que implica que siempre están surgiendo imprevistos. Nos tenemos que imaginar que somos algo así como un explorador del siglo XIX que se internaba en África.

Siguiendo con el símil del explorador, tenemos que evitar a toda costa que los árboles nos impidan ver el bosque. Permanecer delante de la pantalla del ordenador todo el tiempo, es lo que realmente hacemos, lo que no nos deja ver con lejanía la situación. Es conveniente, en estos momentos, tomarse un descanso, cambiar de actividad, permitirse reflexionar sobre la situación, buscar ayuda, etc. Lo que no se puede hacer, es caer en la desesperación, la angustia o la ansiedad. Hay que resolver proactivamente los problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *