Informática para emprendedores: seguridad informática

Cada vez más, este tema está tomando mayor relevancia. Es posiblemente el más complicado de todos los relacionados con la informática, pues se requiere un auténtico especialista en la materia. A continuación hago un resumen de los ataques más habituales:

  • Virus. Representan el riesgo más conocido. Pueden venir a través del correo electrónico, programas pirata, documentos de texto, etc. Es fundamental en este caso tener un buen antivirus.
  • Spyware. Son programas que se dedican a analizar el ordenador y enviar información sobre el uso que se le está dando al mismo. Normalmente, forman parte de programas de un dudoso origen. Los antivirus más modernos incluyen módulos de detección de spyware y también hay programas específicos.
  • Intrusiones. Piratas informáticos (crackers), que se dedican a entrar en equipos informáticos con el objetivos de robar o destruir información o de convertir nuestro ordenador en un zombie. Esto se resuelve con un buen cortafuegos (firewall).
  • Phishing. Consiste en crear una página Web muy similar a la de una entidad financiera (habitualmente) para que, al entrar en la misma, se faciliten los datos bancarios de la víctima. La solución es no abrir correos sospechosos. Los programas de la fundación Mozilla (Firefox y Thunderbird) incorporan filtros contra el phishing.
  • Robos. Es en el que menos se piensa, pero no por ello menos probable. Tanto los equipos instalados en la sede de la empresa como los ordenadores portátiles que salen de la oficina, son objetos codiciados.

Las medidas de protección contra estos riesgos son:

  • Realizar una auditoría de seguridad periódicamente.
  • Tener antivirus actualizado en todos los ordenadores.
  • Tener un buen diseño de la red.
  • Hacer copias de seguridad.
  • Usar programas de un origen conocido, a ser posible de código abierto.
  • Desconfiar de cualquier correo electrónico sospechoso.
  • Desconectar el ordenador si se tiene evidencia de que se ha instalado un virus, un atacante, etc.
  • Tener una alarma en la oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *