Cartas al director

Entre las cartas al director del periódico La Vanguardia de ayer domingo 21/01/2007, hubo dos que llamaron poderosamente mi atención. Ambas estaban muy relacionadas con el tema del que hablo en este blog: ser empresario. Tenía pensado otro artículo para comentar hoy, pero he creído más conveniente hablar de estas cartas.

La primera de ellas, se titula ¿Mejor empresarios?, en las que el lector comenta que los universitarios prefieren ser funcionarios a empresarios. Yo mismo ya comenté en el artículo Dificultades para crear empresas en España este extremo. Lo que me ha sorprendido de esta carta al director ha sido el enfoque que le da esta persona, que difiere bastante del tradicional. Habitualmente, lo primero que nos viene a la cabeza es que la gente quiere ser funcionario para tener un trabajo seguro de por vida. Sin embargo, el autor de la carta afirma que no es el riesgo lo que hace poco atractivo convertirse en empresario, sino la falta de contactos.

Para sostener este argumento compara el riesgo que asume un opositor a una plaza de alto nivel comparado con el riesgo que comporta ser empresario. Si un opositor no consigue su objetivo, habrá perdido los mejores años de su vida. Por el contrario, un empresario que fracase, habrá perdido sólo parte de su patrimonio.

No puedo decir que esté al 100% de acuerdo con esta argumentación, pues sigo creyendo que la gente se hace funcionaria para tener un puesto de trabajo seguro y que el empresario puede perder más que su patrimonio. No obstante, apunta lo que yo ya comentaba en mi artículo Oportunidades para realizar contactos: es fundamental estar bien relacionado.

El otro artículo es mucho más polémico, especialmente aquí, en Cataluña. Se trata de una carta escrita íntegramente en catalán, por un catalán nacido en el barrio de Les Corts de Barcelona. Explica que paga el IAE, el impuesto de sociedades, los sueldos de sus empleados, le han robado en la tienda… Sin embargo, la administración regional le quiere imponer una sanción por tener el rótulo en castellano, un rótulo que cuesta 6000€. Se queja amargamente de esta situación, ya que los comerciantes chinos tienen sus rótulos en chino y nadie les dice nada, los atracadores siguen en la calle, los que no cotizan siguen siendo tolerados…

La reflexión que extrae este lector, con la que estoy de acuerdo, es que las administraciones no hacen nada por facilitar la existencia de las empresas, sino que muchas veces van en su contra. Se podría añadir a los comentarios que hice en su día al hablar de las Dificultades para crear empresas en España.

Seguro que muchos de vosotros tenéis alguna experiencia similar que comentar.


Meneame

This entry was posted in Empresa.

One thought on “Cartas al director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *