Evolución no lineal

Este título puede parece muy matemático y supongo que mis años de ingeniería tienes mucho que ver. Sin embargo, lo que yo quiero explicar hoy es mi experiencia con la evolución del plan de empresa.

Como ya expliqué en el artículo perdidos, durante mucho tiempo hemos caminado sin un rumbo claro. Teníamos una vaga idea de adónde queríamos llegar, pero no veíamos el camino. No obstante, en un determinado momento, alguien me empujó a “ponerme las gafas”, en sentido figurado y ver más claro el camino.

Otros momentos clave han sido las reuniones maratonianas que hemos tenido mi socio y yo. Cuando nos hemos puesto en serio a resolver algunos temas, hemos dado pasos de gigante. De hecho, en estas reuniones clave es cuando más claro hemos visto la viabilidad del negocio. El resto del tiempo no quiere decir que siempre hayamos estado parados, sino que la velocidad ha sido más lenta, con evoluciones muchas veces imperceptibles. También es justo reconocer que en algunos momentos, hemos estado completamente parados.

Por esto, a todos aquellos que estéis en esta situación, en la redacción del plan de empresa, no os desesperéis si parece que en algunos momentos parece que os estancáis. A menos que desde el primer momento lo tengáis todo claro y poseáis la formación adecuada, este proceso es lento y con diferentes velocidades.

¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *