Trabajar desde casa

Una de las decisiones que tomamos mi socio y yo al principio de nuestras conversaciones fue la de trabajar desde casa. Sin embargo, este tipo de decisiones no se pueden tomar a la ligera, se han de meditar bien. A continuación propondré algunas ventajas e inconvenientes que presentan el trabajo desde casa.

Ventajas:

  • Reducción de costes. Resulta mucho más barato trabajar en casa que alquilar una oficina, sobre todo en las grandes ciudades. Aún así, hay que tener en cuenta que las facturas de la electricidad, agua, gas… seguirán a nuestro nombre.

  • Menor tiempo de desplazamiento. El desplazamiento del puesto de trabajo hasta el hogar puede tomar mucho tiempo, especialmente en las grandes ciudades. En París o Londres, una hora se considera normal. Antes, yo tardaba 45 minutos.

  • Comodidad. El hecho de estar en tu propia casa, suele ser más agradable que estar en una oficina, más impersonal. Esta es una ventaja muy subjetiva. La he puesto en este grupo, aunque reconozco que es sólo mi punto de vista.

  • Menos pérdidas de tiempo. Al estar físicamente en casa, cualquier necesidad o urgencia en la vivienda se puede resolver rápidamente, sin necesidad de tomarse medio día o incluso un día entero.

Inconvenientes:

  • Control sobre los empleados. En caso de que haya empleados, no se les puede controlar tan bien como en una oficina. Si se trabaja desde casa, ha de haber mucha confianza con los trabajadores.

  • Reducción de la vida social. El hecho de pasarse todo el día en casa, reduce las posibilidades de contacto con otras personas. Es necesario planificarse bien para no perder el contacto con la gente.

  • Necesidad de un espacio dedicado. Con el tamaño y precio de los pisos en España, puede ser difícil disponer de unos pocos metros cuadrados para montar la oficina.

  • Horario ilimitado. Un nuevo empresario trabajará casi siempre más de 40 horas semanales. Sin embargo, al trabajar en casa, cualquier momento es bueno para dedicarse a la empresa, ya que no hay ningún hecho que rompa la jornada laboral.

Dado que nosotros no prevemos tener asalariados, la opción de trabajar desde casa nos venía muy bien, principalmente por el ahorro de costes. Sin embargo, en el momento que tengamos que contratar a alguien, nos plantearemos seriamente la opción de alquilar una oficina. Puede surgir el dilema de que si se trabaja desde casa y luego se desea ir a un vivero de empresas, puede haber dificultades. En concreto, Barcelona Activa pone en sus condiciones para ir al vivero de empresas que la sociedad lleve menos de un año constituida. Pero, por otro lado, se puede argumentar que si se necesitan empleados, es que el negocio funciona, con lo que el riesgo es menor y ya hay recursos para alquilar un local.

¿Qué crees que podría añadir a estas listas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *