La elección de la forma jurídica

En algún momento, durante la redacción del plan de negocio, hay que especificar cual es la forma jurídica de la empresa. No voy a entrar en los detalles de cada una de las formas, pues no soy abogado ni conozco todas las características de cada una de ellas. Para ello, recomiendo que se visite la página Web de Barcelona Activa o esta otra que también lo explica muy bien. En cualquier caso, enumeraré los diferentes tipos de empresa que la ley reconoce: empresario individual, comunidad de bienes, sociedad civil, sociedad cooperativa, sociedad limitada de nueva empresa, sociedad limitada, sociedad anónima, sociedad laboral limitada y sociedad laboral anónima.

La verdad es que me gustaría saber más sobre ellas para poder explicarlas mejor. Sin embargo, para un nuevo empresario, las opciones se suelen limitar a:

  • Empresario individual. Es lo que coloquialmente se suele identificar como autónomo. Sin embargo, no hay que confundir términos, pues el régimen de autónomos se refiere a la seguridad social, no al tipo de empresario. De hecho, los socios trabajadores de una empresa suelen tributar también mediante este régimen.

  • Sociedad limitada. Es la sociedad mercantil más habitual. Una sociedad anónima resulta más cara de montar, con lo que un nuevo empresario normalmente no la elige por esta razón. La única diferencia es la libertad en la transmisión de las participaciones.

  • Sociedad laboral. Es también una muy buena opción, en cualquiera de sus dos modalidades, si un grupo de trabajadores ha sido despedido de una empresa. Se puede capitalizar el paro e invertirlo en la empresa como capital social.

El resto de formas jurídicas no son muy habituales y tiene que haber una razón específica para montarla. En especial, la sociedad limitada de nueva empresa (SLNE) ha sido un fracaso estrepitoso, pues las limitaciones que impone la ley no la hacen nada atractiva.

La razón por la que escribía este artículo es para invitar a la reflexión sobre la forma jurídica. Es un tema menor a la hora de crear la empresa, pero que no se ha de dejar al libre albedrío. Es muy importante elegirla correctamente, pues si pasado un tiempo se han de hacer cambios, estos llevaran aparejados unos costes.

This entry was posted in Empresa.

One thought on “La elección de la forma jurídica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *