Mitos del plan de empresa

En la serie de artículos en los que explicaba El plan de empresa, hablaba de este documento como una herramienta de trabajo necesaria para empezar nuestro nuevo negocio. Sin embargo, me gustaría dar un toque de atención a este respecto.

Como muy bien explica Jesús Encinar en este artículo, “Las escuelas de negocio han elevado el Plan de Negocio a los altares”. Hoy en día, parece que lo más importante es hacer un buen plan, que el resto es secundario. Incluso comenta en su artículo que hay concursos al mejor plan de negocio cuyo premio es la financiación. Yo mismo he tenido constancia de este tipo de concursos y me comentaron de uno cuyo premio era 3000€ (parece que ahora lo han duplicado), a cambio de “regalar” el plan de empresa. Y me pregunto yo, ¿cuántas empresas tienen suficiente con 3000€?

Pero no olvidemos que el campo de juego no está regido por un jurado, sino por los clientes. Hasta que no se ha puesto en práctica y han pasado un par de años, no se puede decir nada del éxito del negocio. Hay incluso emprendedores que primero ponen en marcha el negocio y luego redactan el plan, con gran éxito.

Volviendo al artículo de Jesús Encinar, él mismo explica el esfuerzo que le requirió pasar de 140 páginas a sólo 7. Vale la pena recordar que el plan de empresa ha de poderse leer. Pongámonos ahora en la situación de un Business Angel, que tiene dinero para invertir: ¿cómo nos sentiríamos después de leer 140 páginas? ¿Mareados? En cambio, una lectura de 7 páginas, concisas y con toda la información, se lee en 10 minutos y permite seguir con la mente fresca.

Otro ejemplo que me gusta poner es, nuevamente, el que Steve Pavlina explica en este artículo. Casi ningún negocio sigue la pauta marcada en el plan, sino que el éxito del negocio radica en saberse adaptar al mercado. Explicado de otra forma: ningún plan de negocio sobrevive al contacto con el mercado real.

Seguro que muchos emprendedores tendrán experiencias al respecto que contar. Sin embargo, esto no quiere decir que haya que obviar el plan de negocio. El plan de negocio nos ha de servir para asegurarnos que al menos hay un plan viable, tal y como explicaba en El plan financiero, es decir, que en el peor de los casos, obtendremos beneficios. Además, el plan de empresa sirve para clarificar conceptos, para descubrir los costes ocultos, para fijarse objetivos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *